Por: Laura Serguera Lio

La historia de una niña de 12 años que tras ser violada por un vecino quedó embarazada en la provincia de San Salvador de Jujuy, en Argentina, ha vuelto a poner sobre la mesa el derecho al aborto en el país sudamericano.

Tanto la familia como la menor expresaron el deseo de que se interrumpiera el proceso de gestación, lo cual era legal, pues su caso se inscribe dentro de lo que la legislación nacional considera aborto no punible, vigente desde el año 1921. El método escogido fue la cesárea, practicada este viernes.

El ministro de Salud jujeño, Gustavo Bouhid, argumentó que debido al avanzado estado del embarazo –24 semanas– no se podía tomar otra medida, pero también añadió que buscaban la sobrevivencia del feto, lo que implicaría un parto forzado.

“Es cierto que existen posiciones divididas sobre si la cesárea es un método válido para interrumpir un embarazo, pero el equipo clínico consideró que era lo acorde para su cuadro clínico y contó con el consentimiento de la nena y su familia. También tenemos que respetar la autonomía de las mujeres dentro del marco legal, siempre y cuando se brinde toda la información necesaria”, declaró Marta Paniagua, la abogada de la niña, a Página 12.

Más allá de los argumentos esgrimidos por las autoridades políticas y sanitarias y del consentimiento expresado por la gestante, el hecho ha regresado al panorama mediático internacional el tema del aborto voluntario, que permanece ilícito en ese país tras las votaciones llevadas a cabo en el Senado en agosto de 2018.

Con las condicionantes permitidas por la ley, de las cuales la niña jujeña cumplía dos: haber sido violada y tener peligro para la vida en caso de llevar a término el embarazo, el Código Penal no restringe hasta cuándo puede llevarse a cabo la intervención.

Sin embargo, en primera instancia los médicos se negaron a realizar la interrupción, lo que tornó la situación tensa al punto que la madre se descompensó y debió ser atendida. A causa de ello la abogada remarcó que en los próximos días decidirán si inician acciones judiciales contra los directivos del Hospital de San Pedro y del Hospital Materno Infantil de San Salvador de Jujuy “por no asumir su responsabilidad de garantizar el acceso a la salud”, al mencionado diario.

Campaña Nacional por el Derecho al Aborto – Cba@campabortocba

La Interrupción legal del embarazo en casos de violación es un derecho adquirido. No respetarlo, dilatarlo o manipular la práctica es un delito.

💚💜 #SeguimosEnCampaña@CampAbortoLegal

La Interrupción legal del embarazo en casos de violación es un derecho adquiriro. No respetarlo, dilatarlo o manipular la práctica es un delito. #NiñasNoMadres

Países como Reino Unido permiten la interrupción del embarazo hasta la semana 24 en caso de confirmarse problemas físicos o de discapacidad en el feto o si existiera riesgo para la salud física o mental de la madre. En otros, donde el aborto tiene limitación temporal, también se extiende ante estas atenuantes.

En el documento Vivencias y Relatos sobre embarazo adolescente, publicado por el Fondo de Población de la Organización de Naciones Unidas, se estima que una tercera parte de los embarazos en Latinoamérica corresponden a menores de 18 años, estando casi un 20 por ciento debajo de 15 años. En este rango etario es destacable la existencia de  riesgos importantes para la salud de la madre si se lleva el embarazo a término, por lo que es considerado una vulneración a los derechos de las niñas.

Por su parte, la organización no gubernamental Planned Parenthood ha calculado que en la región el riesgo de muerte materna en menores de 15 años es dos veces superior al de las mujeres mayores. Entre las complicaciones identificadas por el estudio destacan el aumento de riesgo de anemia, nauseas, vómitos o infecciones urinarias y vaginales, además de la posibilidad de complicaciones médicas más severas, como son la preeclampsia-eclampsia, ruptura de membranas, parto prematuro y parto por cesárea “que (…) afecta a las niñas en esa edad tan temprana, incluyendo serios riesgos inmediatamente después de la cirugía, complicaciones tardías, entre ellas, la formación de adherencias, y riesgos durante la cirugía subsiguiente, así como una alta probabilidad de tener partos por cesárea en sus futuros embarazos”.

Grupos que trabajan con temas de abuso de menores sostienen que muchos de los embarazos en niñas son producto de violación y es común que solo se conozcan cuando están en un estado avanzado. En este caso ni siquiera había edad para dar consentimiento a la relación sexual, que en Argentina es 13 años.

Partidarios del derecho al aborto aseguran que a pesar de que la legislación permite el procedimiento en estos casos, las objeciones de conciencia –como ocurrió en esta situación– hacen que muchas niñas no puedan ejercer su derecho.

Economía Feminista@EcoFeminita

En la Argentina, cada 3 horas nace el bebé de una niña entre 10 y 14 años. A pesar de que la ley lo permite, la mayoría no puede acceder a un aborto no punible

El derecho a la interrupción voluntaria del embarazo ha llevado a miles de personas a manifestarse en las calles para que se apruebe una ley que busca impedir la muerte de mujeres tras someterse a las intervenciones de manera clandestina.

Las últimas noticias sobre la preadolescente informan que tanto ella como el bebé se encuentran estables, aunque habrá que seguir su evolución en los próximos días.

(Con información de RT y Página 12)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.