La Justicia condenó este mediodía a prisión perpetua a Gabriel Marino por la muerte de la activista trans Diana Sacayán, asesinada de 13 puñaladas en su departamento del barrio porteño de Flores, en octubre de 2015.

Se trata de la primera vez en la historia de la justicia argentina que una persona es condenada bajo la figura de travesticidio.

Marino fue condenado a perpetua por “homicidio agravado por odio de género y violencia de género”.

El fiscal Ariel Yapur, en la etapa de alegatos, consideró a Marino responsable del “homicidio triplemente agravado por odio de género, por violencia de género y por el vínculo” de Sacayán. Asimismo, señaló la “inmensa responsabilidad institucional” que posee la causa por la dimensión de Diana como víctima. “El caso de Diana es un caso testigo de las violencias contra las mujeres trans”, agregó sobre el asesinato, cometido entre la noche del 10 y la madrugada del 11 de octubre de 2015.

Sacayán militó activamente por los derechos de las personas trans, impulsó las leyes de Identidad de Género y de Cupo Laboral Trans. Marino conoció a Sacayán en una serie de charlas a las que asistía para recuperarse de sus adicciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.