Atesoré alegrías y música, con la exclusiva finalidad
de vencer la tristeza, dibujé lagunas sin agua, y cielos
de color azul celeste, penetré en el dolor y el amor,
entre sonrisas y lluvia de lágrimas heladas…
 
He sido pescador de sueños, algunos inalcanzados.
No resulta conveniente, seguir siendo ciego por más
tiempo, tampoco lo es, ver como la vida, se escapa
a borbotones entre miedos y luces tenues.
 
Resulta bueno y conveniente, contemplar como
retumban las horas asomados al balcón del futuro.
Prometo de ahora en adelante, hacerme sabio de
risas, hurón de lamentos, y capataz de suspiros
sin vicio alguno.
 
¡No estoy dispuesto a seguir soportando que me
asusten las madrugadas vacías!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.