Desidia y negocios en el Ecoparque

0
276
Ecoparque CABA

La imagen de una jirafa comiendo basura de un contenedor repleto es quizá la prueba más cabal de la desidia y el desprecio con el que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y las autoridades de Ambiente nacional y porteña tratan a los animales. La foto fue tomada en el «Ecoparque», virtual campo de concentración para los animales del ex Zoológicoa que no fueron trasladados a otros espacios.

La popular esquina de las avenidas Santa Fe y Sarmiento es hoy un lugar más tenebroso aún de lo que terminó siendo el Zoo. Los animales conviven con miles de ratas y la basura que le acumulan cerca de las jaulas para matarles el hambre y, de paso, el sistema digestivo.

Solo en los últimos diez días murieron la jirafa Jackie (de 18 años, quien habría sufrido cólicos) y la rinoceronte Ruth (quien falleció por una infección generalizada mal tratada).

Sobre el caso de Jackie trascendió que la alimentación que se le suministró en pleno tratamiento le complicó aún más su estado hasta derivar en una infección generalizada, al igual que el otro malogrado animal.

Además, entre las irregularidades se destaca que los profesionales que le realizaron las necropsias a los cuerpos son los mismos que estaban al cuidado de su salud y fallaron en su cuidado.

Estas muertes recientes se sumaron a las registradas a principios de año, cuando se encontraron 11 peces carpa flotando sin vida por las malas condiciones de oxigenación de los recipientes donde los dejaron antes de llevarlos al Jardín Japonés. En esos mismos días, tres ciervos que habían sido reubicados murieron a poco de llegar a Estación de Cría de Animales Silvestres (ECAS).

Asimismo, todavía rebotan los rumores de que uno de los biólogos del equipo puesto a trabajar en el lugar propuso aplicarle eutanasia a 200 tortugas marinas y tres búfalos sin valor de conservación para así poder comenzar con las obras.

Hace solo dos años que el «Ecoparque» funciona como tal y la realidad del lugar contrasta mucho con los globos y cornetas con los que Horacio Rodríguez Larreta y el cuestionado ministro de Ambiente nacional, Sergio Bergman, anunciaron la iniciativa. La creación de ese lugar como alternativa al Zoológico fue celebrada por algunas agrupaciones animalistas, pero el proyecto escondía desde el primer segundo la intención de transformar al terreno en un gran negocio inmobiliario.

En tanto, desde la ONG Sin Zoo denunciaron que lo que se llevó a cabo en el ex Zoológico fue un desguace por lo que denominan «una vergonzosa urgencia por deshacerse de los animales para concesionar por 30 años 21 edificios históricos del predio, que deberán licitarse desocupados».

«Ya desde el primer anuncio realizado por Horacio Rodríguez Larreta venimos presenciando un sainete grotesco para una institución a la deriva en manos de bucaneros que gritan ‘al abordaje’ con la bandera del lucro y no la de la conservación», sentenció el naturalista Claudio Bertonatti, exdirector del zoo porteño.

En ese sentido, el especialista fue categórico: «en el mundo de la conservación todo se sabe». Y quizá por esto es que el naturalista, museólogo y conservacionista (además de ex director del Zoo) presentó una denuncia penal en la que deja constancia de las situaciones que vienen registrándose en el lugar. (Infonews)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.