Por Monica D’Assisi

 

La comunicación es una de las herramientas más eficientes para la campaña política de cualquier candidato.

Mucho se habla de los “asesores” y poco se conoce la tarea que desarrollan creando la imágen del aspirante al cargo pero reflejando sus propias ambiciones en persona ajena.

Basta con repasar el film “Experta en crisis” (Sandra Bullock y Billy Bob Thorton -2015) donde dos consultores norteamericanos se ven enfrentados en una campaña electoral en Bolivia, y desnudan las estrategias a desarrollar con el fin de lograr el éxito buscado.

Si a ello le sumamos el rol de los medios de comunicación, convertidos en operadores políticos no es dificil comprender que en una sociedad donde se desconoce la política como ciencia fundamental para la administración del estado, el trabajo de manipulación psicológica resulta mucho más fácil y asegura llegar al objetivo.

Es por eso que una sociedad involucrada en el conocimiento de su propia identidad patriótica es agredida constantemente por el poder dominante con calificaciones que menosprecien su ideología, y con el nivel de estigmatización suficiente para que el sector “indiferente”de la sociedad la rechace.

Cuando el ciudadano piensa y comprende, actúa, decide y busca la verdad más allá de los operadores políticos.

En Argentina se viven situaciones totalmente opuestas a las ofrecidas durante la campaña del actual mandatario y muchos de sus votantes fueron pacientes y considerados hasta hace muy poco tiempo, pero “pasaron cosas” y la “transparencia” fue puesta en todo su esplendor en cada mensaje cargado de agresividad y odio emitido por el oficialismo dejando al descubierto la clara intención comunicativa.

Desde los “ñoquis K”, pasando por los “vagos del estado,” el “aislar a personas envilecidas” hasta el querer convencer a un pueblo que vivió una fantasía cuando hacía uso de sus derechos avalados por la Constitución Nacional.

Pero el “ajuste” llegó a los mas leales al discurso oficialista y ya comenzaron a reconocer errores, aunque no dejan de remarcar una “pesada herencia”, sin destacar que los herederos fueron desheredados por el liberalismo salvaje, dejandolos en un país sin salud pública, con miles de desocupados, hambre, inflación en crecimiento, sin educación pero con la “honestidad” del blanqueamiento del capital de los evasores y de sus cuentas en paraísos fiscales.

Un gobierno de ricos, solo para ricos.

Muchos se preguntan cómo llegamos a ésto. Mucho tiene que ver la comunicación.

Cuando escuchamos al ecuatoriano Jaime Durán Barba, asesor del presidente Macri, en una entrevista realizada en el año 2016, tal vez entendemos un poco más.

Ante la pregunta del entrevistador sobre cómo crear un “matafuegos” en Argentina, dada la situación generada, muy abiertamente describe de que forma el desconocimiento y desinterés de la ciudadanía hacia la política pueden ser utilizados para su propio beneficio

Audio  Jaime Durán Barba :https://soundcloud.com/pprdigital/duran-barba

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.