Los aumentos en los alimentos productos de la devaluación y los ajustes en las tarifas de servicios públicos y el transporte dispararon la inflación de agosto a 3,9%, el más alto de 2018, según cálculos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Acumuló un 24,3% en ocho meses de 2018.

Con este incremento, desde enero el  Indice de Precios al Consumidor (IPC) acumuló un incremento de 24,3% y en doce meses trepó a 34,4%.

A su vez, la inflación núcleo –que excluye del cálculos los precios cuyos precio fija el Estado- fue de 3,4 en agosto y de 31,2% desde enero.

En el proyecto de Ley de Presupuesto para 2019 el Gobierno proyecta que la inflación de 2018 será de 42%, objetivo para el cual la tasa mensual hasta fin de año no debiera superar el 3,5% de promedio.

Las nuevas metas de inflación son parte de la renegociación del acuerdo stand by que se está negociando por estos días en Buenos Aires con una delegación de técnicos del organismo.

La mayor preocupación surge por el alza de 4% en el precio de los alimentos -se ubicó en ese rango por tercer mes consecutivo-, ya que impacta directamente en los hogares de menores ingresos que destinan la mayor parte de sus ingresos a este rubro.

Se destacaron los incrementos en carnes –promedio 4%- arroz 7%, pollo 8,8%, manzana 6,3%, tomate 10%, entre otros.

Este fuerte aumento en la canasta básica de consumo impacta en forma directa en los niveles de pobreza e indigencia, que el propio presidente, Mauricio Macri, admitió que aumentará.

También influirá el avance de 6,2% en “vivienda” donde impactaron los ajustes de las tarifas de los servicios públicos. En equipamiento del hogar se verificaron avances de 3,1%.

Por su parte, las subas en el transporte público generaron un incremento de 4% frente al mes anterior. Igual incremento se registró en salud por el aumento en las prepagas.

Debido a las liquidaciones de final de temporada, la vestimenta sólo subió 0,3%.

En términos nominales el mayor incremento se observó en comunicaciones -12,4%- pero su incidencia en la composición del índice general es de 2% con lo cual el impacto es menor.

El cálculo oficial estuvo en línea con las estimaciones privadas, que ahora esperan un número aún mayor para septiembre. Los primeros cálculos marcan un piso de 5% por el arrastre de agosto y  los aumentos en naftas y  prepagas. (InfoGEI)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.