Estas dos palabras, nos sirven para llegar a una conclusión
importante: por mucho que deseemos la calma, siempre
«pasan cosas» que nos arrancan, de nuestra zona de confort:
la gente se enfada, huye, regresa, enferma,crea problemas,
se confunde y nos confunde…
 
A nuestro alrededor, siempre pasarán cosas y no siempre
agradables, eso no lo podemos elegir. Lo que si podemos
elegir, es el estado mental con el que las afrontamos.
 
Si cambiamos la angustia y la preocupación por la serenidad
y la distancia, -lo bueno de las cosas que pasan es, también
que terminan pasando de largo-,y nuestro día a día será
más llevadero.
Aunque pasen cosas que no nos gusten, es tranquilizador
tomar conciencia de que » esto también pasará».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.