La polémica foto del ciclista belga Iljo Keisse, de 36 años, apoyándole los genitales a una mesera de un bar de San Juan recorrió el mundo y derivó en la expulsión de la competencia Vuelta a San Juan del deportista. Además, el ciclista profesional tuvo que pagar una multa de 3 mil pesos por ofender sexualmente a la camarera.

“Quiero pedir disculpas a todos por el gesto que hice la semana pasada. No quería ofender a ninguno y lo lamento mucho, sé que he cometido un error pero no soy una persona irrespetuosa, vuelvo a pedir disculpas”, dijo en su cuenta de Twitter el capitán del equipo Deceuninck-Quick.

Iljo Keisse@IljoKeisse

Quiero pedir disculpas a todos por el gesto que hice la semana pasada. No queria ofender ninguno y lo lamento mucho, lo se que he cometido un error pero no soy una persona irrespetuosa, vuelvo a pedir disculpas. @vueltasanjuanok

Ante esta situación, la organización decidió expulsar al belga por su conducta inapropiada. “La organización ha tomado la decisión de poner fuera de carrera al ciclista Iljo Keisse por comportamiento que atenta a la reputación y honor de la organización de la Vuelta a San Juan y del ciclismo en general”, señala el comunicado oficial.

Vuelta a San Juan OK@vueltasanjuanok

🇦🇷 Comunicado oficial.

🏴󠁧󠁢󠁥󠁮󠁧󠁿 Official statement.

El hecho ocurrió el viernes pasado cuando Keisse apoyó su cadera en la cola de la camarera de un bar, mientras sus compañeros posaban para una foto y reían, vestidos todos con sus uniformes de carrera. El momento en que Keisse apoya su cuerpo contra el de la moza quedó registrado en una fotografía que publicó la prensa sanjuanina. La mujer hizo la denuncia judicial.

“Luego de hacerme un pedido, les pedí una foto y ahí sentí que me apoyaron. Pensé que fue un accidente, pero después me di cuenta que no había sido así”, declaró a la prensa tras el incidente.

El ciclista fue sancionado por un Juzgado de Faltas bajo el cargo de “ofensa a la moral pública”. El titular del Juzgado, Enrique Mattar, dijo a la prensa que “esta persona reconoció haber cometido una actitud irrespetuosa y fue sancionada”.

Según la ley, una acción de este tipo sin consentimiento es considerada abuso sexual. Mattar admitió que “la pena (de 3.000 pesos) aplicada fue baja pero dentro del límite de la ley”.

(Tomado de Perfil)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.