En plena negociación entre el gobierno de la Alianza Cambiemos y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el organismo adelantó en su informe sobre América Latina, que Argentina deberá recortar los gastos primarios corrientes.

El 85% de estos gastos comprenden las jubilaciones y los gastos de funcionamiento del Estado, entre ellos los salarios de los trabajadores estatales.

“Para lograr un crecimiento más vigoroso, sostenible e inclusivo, se precisará un mayor avance del programa de reformas estructurales para eliminar las distorsiones y los cuellos de botella pendientes”, afirma en uno de sus párrafos, el informe elaborado por el FMI para América Latina, en su capítulo sobre Argentina.

En este sentido, el informe hace referencia a una de las cuestiones centrales que atraviesan las negociaciones con el gobierno del empresario-presidente Mauricio Macri, para que el organismo vuelva a conceder un préstamo luego de que en el año 2006, el entonces presidente Néstor Kirchner, quitara la presión del FMI sobre los intereses nacionales, al liquidar la deuda contraída durante la dictadura cívico-militar-eclesiástica, y los gobiernos de Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando De La Rúa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.