Justo cuando se cumplen hoy 10 meses del último contacto del submarino argentino ARA San Juan, en las aguas frías del Atlántico un buque de bandera noruega busca en las profundidades con esperanza de encontrarlo.

A bordo del Seabed Constructor, de la empresa estadounidense Ocean infinity, miembros de las Armada argentina y cuatro familiares en representación de los parientes de los 44 oficiales que viajaban en el sumergible, integran esta difícil misión aferrados a que de un momento a otro los radares capten una señal que les devuelva la fe.

Desde hace una semana el buque partió desde Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut, para dar con el paradero de la mole de hierro, cuyo contacto se perdió el 15 de noviembre de 2017 cuando regresaba desde la distante Ushuaia hacia su apostadero en Mar del Plata.

Hasta ahora se han detectado señales, cinco nuevos contactos en total, mediante vehículos autónomos submarinos (AUV por sus siglas en inglés) pero ningunos vinculados al submarino.

Como lo ha hecho durante todos estos duros meses, el padre del oficial Alejandro Damian, Luis Tagliapietra, es uno de los que se encuentra a bordo del buque y desde allí todos los días comparte imágenes e información con detalles de la búsqueda mientras cientos de argentinos le mandan aliento y fuerza.

Vestido con traje especial de color naranja y tras someterse a un intenso entrenamiento, Tagliapietra, quien ha dado dura pelea para saber que sucedió con la mole de hierro, da su propio parte todos los días y sigue adelante con la esperanza de encontrarlo.

Junto a él también están Silvina Krawczyk, la hermana de Eliana Krawczyk, la única tripulante femenina que viajaba en el sumergible y la primera mujer en toda América Latina en ejercer esa profesión; José Luis Castillo (hermano de Enrique Castillo) y Fernando Arjona (hermano de Alberto Arjona).

La empresa norteamericana se centra en un área a unas 300 millas en línea recta desde Comodoro Rivadavia, a unos 600 kilómetros de la ciudad.

El equipo viaja con un mapa confeccionado por la Armada que contiene 12 indicios detectados por embarcaciones de la fuerza naval, que continuaron con las tareas de búsqueda después que el buque ruso Yantar abandonara el rastrillaje.

Rastreará en esta primera fase una superficie de tres mil 200 km correspondientes a las tres áreas definidas por ellos en base a la información recibida que fueron consultadas para la planificación de la operación. (Prensa Latina)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.