Hoy es evidente, y se repite a menudo, que Trump representa la mayor amenaza para la paz y la seguridad mundiales durante al menos las últimas 3 décadas (después de que el tratado INF de 1987 desestimó la amenaza de un conflicto nuclear, que el Reloj del Juicio Final evaluó en solo 3 minutos a partir de la medianoche), así como para el medio ambiente. He comentado varias veces que la crisis coreana ha sido causada principalmente por la política de amenazas y chantaje de los Estados Unidos en los últimos 20 años, y que actualmente la verdadera irresponsable es Trump, quien declara “fuego y llamas” mientras está bajo control, mucho más que Kim Jon-un, quien ha decidido tomar un riesgo calculado para salir de la crisis y ha estado dispuesto a negociar durante mucho tiempo.

Que Trump está subiendo irresponsablemente los riesgos también con respecto a las armas y la amenaza nuclear se confirma una vez más por los rumores que se han filtrado en la Revisión de la Postura Nuclear que su administración adoptará a finales de mes. El Nuclear Posture Review (NPR) es un documento que define la “postura”, la estrategia nuclear que cada administración estadounidense establece al inicio de su mandato. El precedente anterior de la administración Obama se remonta a 8 años atrás: indudablemente traicionó el discurso visionario pronunciado por Obama en 2009 en Berlín sobre “un camino libre de armas nucleares” (y el Nuevo Tratado START que un año después estableció con Rusia confirmó esta decepción), pero sin embargo estos actos, aunque tímidos e insuficientes, disminuyeron la inmediata amenaza nuclear que había sido reavivada por la administración Bush Jr. (que en la guerra de Iraq de 2003 no descartó explícitamente el uso de ningún tipo de arma, con evidente referencia al arma nuclear; y también recordé recientemente las alucinaciones nucleares de Nixon en https://www.pressenza.com/it/2017/10/alla-fiera-delle-follie-nucleari-mondo-sempre-meno-sicuro/¡en qué manos estamos!).

Trump nos retrotrae tres décadas atrás, cuando los arsenales nucleares demenciales con 70.000 ojivas eran por así decirlo “motivados” con la intención de disuasión para la amenaza de “destrucción mutua asegurada”, ¡mientras que hoy en día las armas nucleares se están desarrollando abiertamente para ser utilizadas!

Quizás debería pensarse un poco antes de examinar las medidas nucleares. Trump ha proclamado recientemente su inteligencia superior, pero creo que incluso el más incipiente psicoanalista puede decir que es presa de fobias, obsesiones, delirios de persecución (por lo tanto, en realidad un sentido de inferioridad) -sublimado, disfrazado de delirios de omnipotencia- que como presidente del mayor poder militar de todos los tiempos lo convierte en un peligro capital para toda la humanidad. Obviamente no se puede ignorar que Trump personifica enormes intereses del complejo militar-industrial y el componente más retrógrado, los halcones, del Pentágono.

 

La NPR de Trump

Su NPR es un testimonio emblemático de esto: la paranoia de que Estados Unidos se arriesga a perder su supremacía nuclear y la necesidad de reforzar la disuasión en otros para utilizar estas armas lleva a tomar decisiones y medidas que, en cambio, exacerban este riesgo y terminan por alejarse de Estados Unidos y disminuyen su seguridad (el paranoico es a menudo autodestructivo). Sabiendo que Estados Unidos se ha preparado para las modernizaciones actuales (¡empezando por la administración del premio Nobel de la Paz Obama!) para poder lanzar un primer ataque de desarme contra Rusia (https://www.pressenza.com/it/2017/05/lallarme-un-first-strike-nucleare-alla-russia/), ¡los nuevos power-ups y las amenazas corren el riesgo de inducir a un Estado amenazado a lanzar un primer golpe antes de que sea aniquilado! Y Trump ha desencadenado más de uno de estos fusibles nucleares (https://www.pressenza.com/it/2017/12/bando-nucleare-urgente-molte-micce-innescate-la-santa-barbara-nucleare/).

Volvamos específicamente al NPR de Trump. Algunas cosas eran conocidas, estaban en el aire o ya declaradas y las comenté en Pressenza, pero el sellador oficial coloca el sello definitivo, el punto de no retorno.

Los aspectos cruciales pueden resumirse de la siguiente manera: los Estados Unidos desarrollarán nuevas ojivas nucleares de pequeña potencia – “más utilizables” (more usable) – y ampliarán las circunstancias en las que podrán utilizar estas armas, reduciendo así el umbral para su uso. Cabe señalar que el mencionado Nuevo START 2010 prohíbe expresamente el desarrollo de nuevas ojivas nucleares (aunque esta norma ya ha sido eludida por las modificaciones sustanciales de la ojiva termonuclear B-61, que de hecho se convierte en una nueva ojiva, con nuevas capacidades militares). Veamos los dos aspectos por separado.

 

Nuevos cabezas de baja potencia

El nuevo NPR establece el desarrollo de dos nuevos tipos nucleares probados:

1) Una nueva cabeza de bajo rendimiento, profundamente modificada, para los misiles Trident D5 lanzados por los nuevos submarinos nucleares de la clase Columbia (con sólo una parte de la cabeza termonuclear, la cabeza de fisión). Wolfsthal, que fue asistente especial de Obama para el control de armas y la no proliferación, comenta que este proyecto es “decididamente estúpido” (dumb) porque el lanzamiento de una pequeña cabeza revelaría la posición del submarino: “Gastamos 5.000 millones de dólares en cada submarino para hacerlo invisible, y lo pusimos a prueba cuyo lanzamiento lo haría vulnerable a un ataque ruso; para mí es inconcebible desde el punto de vista de la estrategia naval”. Paranoia que se convierte en autolesión.

2) La reintroducción de los misiles cruise, incluso los lanzados por submarinos: esta decisión, anunciada hace unas semanas por Trump, se justifica con el pretexto de responder a la acusación rusa de violación del tratado INF (que ya he comentado en: https://www.pressenza.com/it/2017/12/bando-nucleare-urgente-molte-micce-innescate-la-santa-barbara-nucleare/).

Incluso un niño entiende que desarrollando nuevas ojivas nucleares se va en una dirección diametralmente opuesta a la del desarme nuclear.

Por otra parte, la dependencia de las cabezas pequeñas es extremadamente peligrosa porque alimenta la ilusión, y por lo tanto la tentación, de que realmente pueden ser utilizadas, y por lo tanto reduce peligrosamente el umbral de una guerra nuclear. Desde hace mucho tiempo está claro que una guerra nuclear no puede seguir siendo limitada, ya que la escalada y la generalización serían inevitables, y los efectos de la explosión o el intercambio de ojivas nucleares, incluso limitadas, tendrían consecuencias catastróficas y a nivel mundial (véase Alfonso Navarra, “Los dispositivos nucleares como arma de destrucción climática”, https://www.pressenza.com/it/2018/01/gli-ordigni-nucleari-armi-distruzione-climatica/).

 

Ampliación de las circunstancias para el empleo de armas nucleares

A este respecto, también hay una expansión significativa de las normas que permiten el uso de armas nucleares. El anterior NPR de Obama excluía tal uso contra “los Estados no nucleares Partes en el Tratado de No Proliferación que cumplen con sus obligaciones del Tratado”. El nuevo TNP en Trump abre la posibilidad de utilizar armas nucleares en respuesta a un ataque no nuclear “que causa víctimas en masa” o “dirigido contra infraestructuras críticas o lugares de mando y control nucleares”: la ambigüedad de términos como “víctimas en masa” e “infraestructura crítica” significa que Estados Unidos puede considerar el uso de armas nucleares en prácticamente cualquier conflicto armado.

Vale la pena recordar que en la Conferencia de Examen del TNP de 2010, los Estados Unidos y otros Estados nucleares se comprometieron solemnemente a “disminuir el papel y la importancia de las armas nucleares en todos los conceptos, doctrinas y políticas militares y de seguridad” y a proseguir las negociaciones para una mayor reducción de los arsenales nucleares.

Huelga decir que el NPR reafirma explícitamente la conocida tesis del gobierno de Trump sobre el nuevo tratado TPAN del 7 de julio, afirmando que “ha alimentado expectativas completamente poco realistas” y está perjudicando al régimen de no proliferación.

Además de lo dicho, EE. UU. no ratificará el Tratado de Prohibición de Ensayos Nucleares (CTBT) de 1996: EE. UU. nunca lo ha ratificado en los últimos 21 años (porque siempre se ha reservado el derecho de reanudar los ensayos nucleares y ha mejorado el Polígono del Desierto de Nevada), pero ahora esta negativa es oficial.

El NPR no hace absolutamente ninguna mención al Art. VI del TNP.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.